Make your own free website on Tripod.com

Son piezas únicas, originales e irrepetibles, moldeadas en barro y cocidas en hornos de tierra, siguiendo el procedimiento y manufactura de los antiguos mexicanos; Ramón López Velarde poetizó toda la magia que salía de las manos de artesanos indígenas, al decir que convertían el barro en sonora alcancía, emulando la fuerza y riqueza que encerraban estas obras de arte, que hoy en día han trascendido.

Su esquelética figura es paradójicamente un símbolo de presunción, opulencia, vanidad y sutil elegancia, de ahí deriva el término de Catrina ; representa las imágenes lúdicas de la muerte.